Nuestro Ecuador
Memorias del viaje   |   Sabias qué   |   Asi es el Ecuador
   Memorias del Viaje

Fecha y lugar de inicio: 31 de octubre del 2005, Loja

Final del recorrido: 3 marzo del 2006 en Quito

(Desde el 29 de marzo al 2 de abril por Galápagos)

Distancia total: 4.952 kilómetros

Tiempo: 128 días

Distancia más corta: 9km desde el Tambo hasta Cañar (Cañar)

Distancia más larga: 114km desde Pedernales hasta El Hojal (Esmeraldas)

Altura máxima: 4200 msnm. El Arenal (Chimborazo)

Pinchazos: 200 aproximadamente y 2 cambios de llantas

Tiempo máximo de pedaleo: 11 horas entre Huamboya y el Puyo desde las 11h30 hasta las 22h30

Punto más lejano: Shaime, en el Alto Nangaritza (Zamora Chinchipe) dejamos la bici y fuimos 3 horas en ranchera, hora y media en lancha y una hora caminando en el lodo

Tramo más duro: Ambato-Guaranda, con 69km de subida, la zona más alta, el granizo que nos congeló y la neblina que no dejó ver nada más que mi cuerpo congelado

El camino desbaratabicis: La vía Narupa-Loreto en Orellana, de piedras sueltas pero con paisajes muy divertidos

Los perros más bravos: Pasando Cumbe (Azuay) fueron tres, en estos casos hay que bajarse, ponerse atrás de la bici y esperar que se aburran y se vayan

Hospedaje más cómodo: Gran Hotel El Tambo (Guaranda) alfombrado, agua caliente y muchas cobijas para el frío, cortesía del municipio

Hospedaje menos cómodo: El Lucero (Prov. Loja) nuestros sleepings sobre los materiales de construcción de la casa barrial sin vidrios y sin baños ni agua, cortesía del Teniente Político

Hospedaje curioso: Estrenamos las camillas de ginecología del centro maternal de Quilanga, (Prov. Loja)

Plato típico inolvidable: Las ancas de rana en Zamora, muy deliciosas pero cunado se come demasiado las ranas reviven en el estómago

Desayuno de todos los días: avena cruda mezclada con máchica, guineo y agua. Con un plato grande se pedalea todo el día sin hambre

Personaje: José Narváez, un sabio que conoce el mundo sin haber salido del país y mucha ciencia en su mente sin haber ido a la escuela, en Sozoranga

Las mujeres esculturales, con formas perfectas y bien talladas: San Antonio de Ibarra, son hechas de madera

La mujer más buena: La hermana Clemencia, una Franciscana que me salvó al intoxicarme con las ancas de rana, nos dio el hospedaje y la alimentación a cambio de ir a misa

El atardecer espectacular: Pasando Chunchi (Chimborazo), la neblina se despeja y el atardecer rojizo sobre las nubes que parecen colchón en las partes bajas de las montañas

El nombre del pueblo más original: Salsipuedes (Esmeraldas)

Como respetamos la vida: Levantando las bicicletas para no atropellar a las hormigas que cruzan el camino cargadas sus hojas. Sumaco-Napo

Tres kilómetros bajo la montaña: Las minas de oro en Bella Rica (Azuay)

La fiesta más loca: La Diablada Pillareña, miles de danzantes vestidos de diablos se toman las calles de Píllaro-Tungurahua

Las piernas se rendían: Tramo Baeza-Papallacta-Valle de los Chillos, subimos desde los 1.800 a los 4.070 msnm. Con soroche por el frío del páramo, fueron 110km recorridos

Las ciudades más calurosas: Santa Cruz-Galápagos, El Coca-Orellana, Portoviejo-Manabí

Los mosquitos más agresivos: Reserva de Manglares Churute, Naranjal-Guayas, no hace efecto el repelente

El pueblo más pobre: La isla Puná, pero hay chivos silvestres para comer un delicioso seco y muchos cocos en las palmeras

La feria más bulliciosa: La de Saquisilí-Cotopaxi, especialmente la feria de ganado entre el griterío de los comerciantes y los animales

Fiesta más original: El toro gol, en El Chaco-Napo, partido de fútbol donde el toro es la pelota

Lo que se extraña: Las papas especialmente en la costa y el oriente, las reemplazan por la yuca y el plátano

Los habitantes con más ojos verdes: Cañar, desde el verde hasta el pardo, las indígenas cautivan con su mirada

La capital de las Joyas: Chordeleg-Azuay, fabrican joyas de plata, oro y más materiales

Las caídas y las consecuencias: Por mirar a una “mona” con lindo cuerpo y muy escotada me choqué contra la bici de Nelson, golpes en mi hombro, un corte en la mano y una lección. Por coger obitos de un árbol, Favio se cae a una zanja de espalda agarrado de la rama, raspones y risas por montón

Nuestro dialecto: especialmente Kléber y yo pronunciamos bien la rr y la ll, ya es natural como buenos quiteños y serranos.

Las preguntas de siempre: No les duele las piernas?, No se cansan?, Dónde duermen? Les paga el gobierno? Cuándo les coge la noche, que hacen? Cuántas llantas cambian? Trabajan? Sí les quieren en la casa?, Y cómo llegaron a Galápagos en bicicleta? etc.

Los beneficiados en las conferencias en los colegios: los alumnos que tenían lecciones y pruebas justo en la hora que les visitamos

El pueblo que no pasan los años: San Felipe de Oña-Azuay, los rótulos de algunas casas ofrecen el quintal de harina a un sucre

El cantón donde casi todos son indígenas: Colta-Chimborazo

Las chicas más coquetas: Pilahuin-Tungurahua, luciendo elegantes anacos, cachetes colorados y sus piropos me ponían los cachetes como los de ellas

Los más alegres: Los esmeraldeños, con su música, baile, el tono fuerte de voz y su amabilidad

El pueblo más serio y que no sonríe al forastero: Pedro Carbo-Guayas

El recuerdo que llevé en la bici: Un pequeño sombrero de paja mocora, en el manubrio de la bici regalado por una artesana de Manabí

La playa más hermosa: Punta Galeras-Esmeraldas, donde veo el fondo del mar y su fauna

Al mirar el asfalto: Corazones azules se pintan cuando son atropellados los pájaros en Santa Cruz-Galápagos

La provincia más religiosa: Loja, casi todos son fieles devotos de La Churona, conocida así la Virgen de El Cisne

La ciudad más fiestera: Riobamba, realizan comparsas por todo

El santuario más original: La gruta de La Paz-Carchi, dentro de la cueva por donde sale el río Apaqui, la gente escucha misa mirando murciélagos

Lo que nunca falta en la mesa: el aguacate y el maíz tostado en la dieta de los ibarreños

La mejor capacitación: Enseñamos a vender a los niños carameleros de Baños-Tungurahua, con buenos resultados

El pueblo ejemplo: Salinas de Guaranda, habitan 1200 personas y tienen más de 20 microempresas, la principal es los quesos maduros

El colegio que casi fracasamos: José Peralta de Cañar, sólo por admirar los ojos verdes de una estudiante el inspector y el rector casi nos sacan a golpes

El pueblo más desolado: Guayzimi-Zamora Chinchipe, los vehículos circulan cada media hora y en el mercado los vendedores se duermen porque no hay compradores

Los más crueles: los madereros que acaban los bosques de la provincia de Esmeraldas, sacan troncos de bosques primarios por el río Santiago y los grandes trailers por caminos escondidos, son agresivos cuando se saca una fotografía

Los amantes a los deportes de combate: En Pablo Sexto-Morona Santiago, practican el box los pequeños, los grandes y las señoras, en sus casas siempre tienen las fotos de Bruce-Lee, Van Dame y Rocky

Los tendederos para secar la ropa: Las alforjas de las bicis, el manubrio, así se secaba la ropa que lavamos en la noche, aunque en caminos de tierra se ensuciaban más. Los calzoncillos iban de banderas

Los actos protocolarios: Con el vicepresidente de la república de ese entonces, algunos ministros, autoridades locales, medios de comunicación, todos con terno y levantan el meñique para servirse el champagne, nosotros con camisetas de ciclismo, pantalones cortos y zapatos deportivos, olvidamos las corbatas. Cuenca-Azuay

El circo más cómico: En Don Juan-Manabí, con vista a las estrellas (sin techo), las paredes de costales, el gerente es el mago, hipnotizador, payaso, lanza espadas, vende las entradas y las manzanas encarameladas, algo parecido a mis funciones.

Lo impresionante: Viajar en lancha escoltados por ocho delfines en el golfo de Guayaquil, regresando desde la isla Puná hacia Posorja-Guayas

Lo que nos gritaban en el camino: ¡Vamos, dale, si se puede!, ¡Vagos, vayan a trabajar!, ¡Gringo, gringo dame plata!, Mister, how are you?

Dónde hay más mujeres: En las provincias del austro, Azuay y Cañar, la mayoría de los hombres están fuera del país como emigrantes, pero tienen unas mansiones muy lujosas

Donde tener cuidado para que no le roben: en Misahuallí-Napo, los monos que pasan en el pueblo roban a los turistas, desde la botella de agua hasta las cámaras, joyas y objetos de valor, pero son divertidos

Lo que no nos atrevimos: Colocarnos una negra y peluda tarántula en la cara, Gabriel, un guía nativo del Tena-Napo si lo hizo, apenas nos pusimos las boas de cuatro metros de largo en el cuello

El pueblo más ecológico: Muisne-Esmeraldas, como es una isla, ahí no ingresan vehículos, solo los taximotos y ciclotaxis

El pueblo más vago: Sabiango-Macará, donde la gente pasa jugando barajas y acostados en las hamacas

Cuando nos quedamos sin ropa: Por cortesía de una empresa de transporte enviamos la ropa abrigada hasta Machala confiados que desde Macará ya era el clima cálido, pero al llegar a Celica supimos que este cantón es el más frío de Loja, la solución cubrirnos con fundas plásticas


 
 
 
 
 
 
Design by:
DanKorp Group

El libro   |   El proyecto   |   Nuestro Ecuador   |   Contáctanos   |   Boletines   |   Prensa                                      
© 2008: BICIECUADOR – Manuel Larrea N1930, Quito - Ecuador                                       

HOME Mapa sitio contáctanos